5.9.13

Un paraiso particular

Proyecto retrato

Son una serie de fotografías a través de las cuales pretendo reivindicar el poder de la imaginación que nos hace poderosos,  gracias a ella podemos lograr todo un mundo de la nada y pintar grandes aventuras. En esta ocasión la modelo no espera que algo increíble suceda sino que con unos sencillos complementos cumple un deseo: tener en casa un paraíso, solo ha hecho falta un juguete, unas gafas y una bañera. He querido reflejar alegría, complicidad con la cámara y el espectador para que no se escape el niño que llevamos dentro y sin el cual la vida se nos haría más cuesta arriba.
La protagonista de las fotos se encuentra en la situación de estar en un largo y caluroso verano, días que se hacen eternos entre las paredes de la casa, la imaginación  que vuela hacia paraísos imposibles y…una bañera con agua en la que es posible soñar donde el patito, las gafas de bucear o la ducha no son sino objetos cotidianos que sirven de excusa para “montar” tu personal viaje.
 






                                                                  

Somos olas

Proyecto paisaje

Las olas rompiendo en la playa representan el tiempo, la vida fluye como un torrente desde el principio, desde nuestro origen hasta el final….
Las olas en estas fotografías son las grandes protagonistas de nuestra vida, cada día sentimos sus movimientos y en torno a ellas organizamos las emociones de las etapas por las que transcurre nuestra existencia.
Las olas son las ondas sentimentales que se propagan por el mar meciendo  las emociones, las energías de las personas; las olas no transportan agua, transportan el pasado, los misterios y leyendas de otros tiempos y  de otros lugares que en un movimiento circular y resistiendo al viento  nos salpican con promesas de un futuro  en tierra firme.
Las olas, al llegar a la playa pueden ser diferentes, como los diferentes momentos que vivimos; hay olas que trae el océano arrastradas por el viento y que hacen brava nuestra travesía, tenemos que saltar de una a otra  tratando de esquivar sus duros golpes haciéndonos pequeños hasta que amaina el viento y se alisan llevando un remanso de paz a nuestra vida.
Otras olas llegan a la costa sin que nos demos cuenta arrastradas por una ligera brisa, son pequeñas y nos susurran con un murmullo palabras repletas de espuma y nos arrastran a unos mágicos momentos en los que somos felices.
Al hacer la presentación en un video he querido establecer una comparación entre el paso de las imágenes y el movimiento de las olas al ritmo del viento.

 
video

Solo ella

Proyecto de desnudo

Con estas fotografías muestro el  cuerpo desnudo de una mujer, pero un cuerpo liberado de los cánones de belleza y alejado de los estereotipos publicitarios que imperan en la sociedad actual.
Nuestro cuerpo es un medio de expresión, existe una relación entre lo privado (emociones, sentimientos) y lo público; además en él se escribe nuestra vida, nuestra historia, experiencias, sensaciones, miedos, alegrías y tristezas; nuestro cuerpo es el reflejo de nuestra alma.
A través del cuerpo expresamos lo que nosotros somos y lo que no, se podría decir que es un atlas de vivencias, de humanidad.
En estas fotografías he querido expresar sentimientos de la modelo jugando con la seducción. En ningún momento vemos el rostro pero aún así el lenguaje corporal nos permite conocer lo que esta persona nos trasmite y así entablar un diálogo con ella.
Hay fotografías que muestran seguridad y que se puede transmitir una actitud dominante a pesar de la desnudez, remarcando la idea  de que es el cuerpo desnudo y su lenguaje el que expone nuestro interior, sin que ni siquiera sea necesario mostrar el rostro en otro momento . El cuerpo es el soporte más primario del que disponemos y sin duda también imperfectos, pero tiene una cualidad especial se puede reescribirlo y resulta legible. Es un altavoz rotundo  y poderoso de nuestras vivencias, de nuestra vida. 
Elegir una figura femenina, las poses del cuerpo, la luz…el ocultamiento del rostro conforma una razón con la que recrear el cuerpo y para mostrar el interior.
Le doy importancia a algunas partes del cuerpo como son la espalda, piernas pecho…expresan silencio fuerza calma, todo lo descrito anteriormente—al mismo tiempo que llevan al espectador al deseo. Un juego en el que se mezclan los sentimientos de ella, con el deseo del espectador.